RITUAL DE LUNA NUEVA

Hola bella, 

Hoy te traigo un tema muy especial, y sé que el título de este artículo no se corresponde con la fase lunar que estamos atravesando en este momento, pero se acerca el día del taller Feminidades en que vamos a hablar de la menstruación y me hace especial ilusión hablar sobre este tema para acercaros a todas las que no podréis estar en este día tan emocionante para nosotras. 

¿Recuerdas el día en que te vino la menstruación por primera vez? ¿Cómo olvidarlo verdad? Este día marcó un antes y un después en tu vida como mujer, significó el paso de la niñez a la madurez de una mujer que quizás se adelantó en edad, o calvez lo añoraste porque eras la única en tu grupo de amigas a quien todavía no había llegado el momento. Me he dado cuenta recordando mi primer día, que en realidad no fue como yo hubiera deseado para mí. Que calvez me hubiera gustado compartirlo con mi madre, que ella me explicara una historia, me hiciera recomendaciones, e incluso que me hubiera conectado a un círculo de mujeres para poder sentirme acompañada en la transición de niña a mujer. 

Recordando  y armando el taller del próximo sábado 9 de noviembre, me he percatado de que en pleno  año 2019, la sangre sigue siendo impura, sucia, la escondemos y la rechazamos hasta el punto de usar tampones con aplicador para no tocarla siquiera. 

En culturas antiguas, algunas todavía vivas, se celebran ritos para aquellas mujeres que tienen la menstruación por primera vez. El pueblo apache rinde un culto amoroso a las chicas que comienzan a menstruar a través de la ceremonia de Sunrise. Durante cuatro días se celebra la unión de la chica con la Madre Tierra a través de danzas, cantos, ritos sagrados y regalos; es pintada de blanco y con arcilla para que la bendición de la tierra recaiga sobre ella. A partir de ese momento, a la mujer se le considera poderosa y bendecida por su fertilidad. Una verdadera fiesta que hasta la fecha se sigue practicando." Analia Bernardo, "Diosas y chamanas: los orígenes de las brujas".

Este es solo un ejemplo de uno de los rituales que se hacen a las nuevas mujeres que dejan su energía lineal de crecimiento como niñas y empiezan a vibrar en las energías cíclicas que la convertirán en una fuente de sabiduría, estos pueblos consideran a las mujeres como piezas esenciales para su supervivencia y no únicamente por su fertilidad y dones de crianza , sino por su extrema conexión con las energías de la Tierra y la sabiduría que usan para llevar a su pueblo a vivir en perfecta armonía con la naturaleza.

¿Crees que  deberíamos recuperar la conexión con la Madre Tierra? ¿Te gustaría que te hubieran dedicado un ritual en tu primera menstruación? ¿Piensas que sería bonito prepararle uno a tu hija cuando pase a ser una Mujer Cíclica?

Si te ha gustado este artículo, compártelo y déjame un comentario. Si te gustaría saber más, puedes dejarme un comentario.